Páginas vistas en total

martes, 30 de agosto de 2011

COLADERAS

Cubillas anotando uno de sus tres goles

Lo de Cristal fue un abuso 
 En el campeonato profesional peruano tenemos nuestras propias versiones de equipos que se comen de cinco goles para arriba, al mismo estilo de Islas Feroe, Samoa Americana, Sri Lanka, San Marino, etc; que tienen el mérito en común de volver un letal delantero al más inútil e incapaz de los atacantes. Son dos las mayores goleadas registradas. La primera -y la más abultada- data de 1984, cuando Alianza Lima goleó 11-0 al Sport Pilsen de Pacasmayo. Un Teófilo Cubillas en el ocaso de su carrera, se dio el lujo de anotar tres goles. La otra paliza se produjo en 1994, cuando Sporting Cristal humilló al Defensor Lima por 11-1. Como dato anecdótico, cabe resaltar que esta goleada se produjo cuando el equipo granate cumplía 63 años de fundado. Vaya regalito. Pero lo más curioso, es que Agapito Rodríguez - el portero al que le hicieron las once pepas - fue nombrado años después "preparador de arqueros de la selección peruana". Cosas de nuestro fútbol...
Rodríguez repitió once veces este ritual