Páginas vistas en total

jueves, 1 de marzo de 2012

EL GOL FANTASMA

Vistosa pero inoportuna bandera edil
Quien dice que el fútbol peruano es aburrido está equivocado. Una cosa es que el nivel futbolístico invite al sueño, pero siempre ocurre algo que le pone ese condimento único que, como a nuestra cocina, le da un sabor especial. Descentralizado 1994, el Deportivo Municipal recibía al Carlos Mannucci de Trujillo en Chorrillos, en un estadio conocido con un singular apelativo, "la cancha de los muertos", ya que se encontraba edificado sobre un antiguo cementerio. Bastante premonitorio era el apelativo en cuestión, ya que en la actualidad ambos equipos están en las catacumbas de nuestro fútbol: en la Liga de Breña uno y en la enmarañada Copa Perú el otro. El partido transcurría en el habitual ritmo anodino de nuestro campeonato, hasta que un desborde del delantero edil la "Chancha" Bessada, demás está aclarar por qué le decían así, terminó en un centro que fue conectado por Alfredo Carmona. El balón fue directamente al arco y ante la desesperación de Oscar Ibañez iba rumbo a anidarse al fondo de la red. Pero, oh casualidad del destino, en el preciso momento que se daba la jugada descrita, unos hinchas ediles apostados en el muro que estaba situado detrás del arco trujillano dejaron caer accidentalmente una enorme bandera que cubrió la portería trujillana. 
El disparo de Carmona va directo a la red...mejor dicho a la bandera
El balón llegó a traspasar unos centímetros la línea de gol, rebotó en la bandera y regresó al campo. Por un lado, once mannuccistas reclamaron la invalidez de la jugada y al mismo tiempo, once ediles gritaron gol. La bandera fue rápidamente izada y el juez Alberto Tejada tenía que hacer frente a su primera situación crítica (después convalidaría un gol del brasileño Tulio a la Argentina tras ayudarse con la mano y en un clásico daría marcha atrás en un penal sancionado a favor del Alianza Lima). Como dicha situación no estaba reglamentada y al ver que el balón traspasó la línea, convalidó el gol. Fue el único tanto del partido, el que le valió el triunfo al Muni y al Mannucci le llegaría a costar caro, ya que de haber obtenido el empate al menos, al final de la temporada no habría quedado en zona descenso directo y hubiera, tal vez, podido salvarse.
Carmona celebra y los trujillanos protestan