Páginas vistas en total

viernes, 24 de febrero de 2012

LA BANDA YUGOSLAVA

Serbios Brzic y Popovic, cuando el primero dirigía a la "U" y el segundo a la Selección
Entre fines de los ochenta e inicios de los noventa se dio una moda en el fútbol nacional: la llegada de entrenadores yugoslavos. Los europeos del Este habían conseguido logros no sólo a nivel de Selección, campeones mundiales Sub-20 en el 87, sino también a nivel de clubes, cuando el Estrella Roja de Belgrado se coronó campeón de Europa e Intercontinental en 1991. El primer técnico en arribar por estas tierras fue Simo Vilic, quien en 1989 logró la hazaña de llevar al título nacional al Unión Huaral. En 1991 dirigiría al Alianza Lima y a inicios del siguiente año fallecería víctima del cáncer.
Simo Vilic, campeón con Unión Huaral en 1989
Iván Brzic dirigió a Universitario en 1992, año en que los cremas lograrían el título. Permaneció hasta mediados de 1993 cuando fue reemplazado por Sergio Markarián. Se dio el lujo de dirigir también al Alianza Lima, en dos breves períodos, durante 1994-1995 y el 2001. Anteriormente, en 1999, dirigió al Sport Boys. Aparte de sus dotes como entrenador, Brzic se hizo popular por, según cierta prensa limeña, no gustarle el aseo, por lo que un día muy airado, en plena conferencia de prensa, reclamó: "Quién es El Bocón?!! Quiero saber quién es El Bocón!! Estoy molesto porque me han acusado de sucio, de antihigiénico, porque no me baño luego del entrenamiento y me voy a mi casa sin lavarme, sólo me seco el sudor. Lo que pasa es que en el "Lolo" no hay agua". Cuestiones hidrofóbicas aparte, Brzic tiene el gran mérito de haber dirigido en la Liga Española, a equipos como el Osasuna, Mallorca, Hércules y Real Oviedo.
¡¡¡Yo si me baño!!!
El hecho de haber conseguido el título Intercontinental de Clubes con el Estrella Roja de Belgrado, le dio a Vladimir Popovic la oportunidad de ser convocado para dirigir nuestra Selección rumbo al Mundial USA 94. Tras una regular actuación en la Copa América de Ecuador 93, la Selección Peruana tuvo una desastrosa participación en las Eliminatorias, ubicándose en el último lugar y sumando tan sólo un punto. 
Popovic y Chemo en 1993
El destino quiso que en 1995 regrese a nuestro país, esta vez como entrenador del Millonarios de Colombia, para enfrentar al Alianza Lima por la Libertadores. Esto fue aprovechado por algunos congresistas para citarlo "de grado o fuerza" al Parlamento, con el fin que brinde su versión sobre una supuesta evasión al fisco. Popovic, como futbolista que fue, dribleó la citación y solamente envió un comunicado diciendo que gustosamente respondería cualquier pregunta, pero por escrito. Tras el empate a uno con los aliancistas, salió raudo al aeropuerto y nunca más volvió.
Por último, a mediados de los noventa, nuestras divisiones menores de la Selección también fueron encargadas a DT´s yugoslavos, Varagic y Miranovic, pero con el mismo resultado que nos caracterizó en esos años: un fracaso total.