Páginas vistas en total

domingo, 2 de octubre de 2011

PARA VERNOS CON PARAGUAY (2)

Selección peruana que enfrentó a Paraguay en 1953
Seguimos repasando los encuentros en Lima ante los paraguayos y esta vez nos situamos en el Sudamericano de 1953, desarrollado nuevamente en nuestra capital. Esta era la segunda oportunidad que enfrentábamos a Paraguay como locales y la verdad no pasó nada desapercibida. Para empezar, dicho Sudamericano debió jugarse en Asunción, pero por carecer de un estadio adecuado se trasladó la sede a Lima, aunque la organización siguió siendo responsabilidad de los guaraníes. Tras caer derrotados frente a Bolivia, ganarle a Ecuador y empatar con Chile, el 08 de marzo del ´53 nos tocó enfrentar a los albirrojos y el gran protagonista sería el árbitro inglés Robert Maddison. El zaguero paraguayo Robustiano Maciel recordaba el partido así: "Nuestro equipo no podía jugar, nos cobraba de todo: faltas inexistentes, posiciones adelantadas, amenazas (que no entendíamos pero que por sus gestos suponíamos que nos iba a expulsar) a cada rato terminaron por ponernos nerviosos e impotentes". Perú ganaba 2-1 al promediar el encuentro. Gómez Sánchez y Toto Terry habían adelantado para los nuestros y Fernández descontó para la visita. Sobre los 35 del segundo tiempo, tomó la pelota el paragua Fernández en la mitad de la cancha. Amagó tocar sobre la derecha, pero enganchó por el lado opuesto, superando a Calderón. Con gran potencia superó a tres rivales más, y por último, al meta Asca. Con el arco en sus narices, el empate estaba logrado. Pero, ¡oh sorpresa!, el mister inglés sonó el silbato y cobró..."un peligro de gol, digo yo"...señalaba Maciel, quien recuerda que "un peruano se cayó, a raíz del amague y la gambeta, pero nada más". Protestaron los paraguayos. Milner Ayala, que estaba cerca del DT Fleitas Solich, se dirigió a él y le preguntó en guaraní: Mba´e jajapóta? (Qué vamos a hacer?) y el entrenador le dijo: "Tereho ejopy ichupe petei patáda (dale un puntapié) y Ayala, ni corto ni perezoso, corrió como 50 metros y, de una soberana patada, derribó al árbitro que, al reponerse, dio por terminado el partido. "Fue un desastre, desde las gradas llovían botellas de Vidú (una gaseosa muy popular en la época) y todo tipo de proyectiles. Los paraguayos nos parapetamos entre el alambrado y una muralla, pero la lluvia de piedras y botellas proseguía. En una de esas, "Arpa Forro" Arce, que era enorme, tomó una de las botellas y la lanzó a la tribuna provocando la estampida del público". Mientras tanto, el árbitro ya se había retirado, pero entre los presidentes de las ligas peruana y paraguaya lo convencieron de que volviera a terminar el partido, a pesar que ya se encontraba bañado y en ropa de calle. El juez dio pique sobre la línea de gol y salvaron los peruanos. "En un contragolpe se escapó Gómez Sánchez y ya entraba solo, frente a Noceda (que había reemplazado al meta Riquelme) pero pude recuperarme justo a tiempo para puntear la pelota y sacarla al córner, pero recibí tan tremenda patada, que no sólo salí de la cancha, sino que, por la gravedad de la lesión, tuve que ser repatriado a Asunción" recordaba Maciel. Sin embargo, sobre la hora, los paraguayos conseguirían el empate, aunque los tres puntos se quedarían con Perú. Que pasó? Pues con todo el lío, nadie se había percatado que los guaraníes habían hecho cuatro cambios, uno más de los permitidos. Recién dos días después del partido, el diario El Comercio hizo notar esta falta, por lo que los delegados se reunieron y resolvieron dar por ganador a Perú, a pesar que en el acta del encuentro no constaba la irregularidad. El Presidente de la Federación Paraguaya protestó y solicitó una reconsideración, pero sólo encontró el apoyo de Uruguay. Para culminar la historia, Milner Ayala fue suspendido por tres años para participar en torneos sudamericanos y prácticamente le cortaron la carrera. Regresó a River Plate de donde fue transferido al fútbol francés donde culminó su carrera deportiva. Un último dato, a pesar de la derrota en mesa, Paraguay terminaría alzándose con el título del Sudamericano.
Pese a la derrota ante Perú, los guaraníes se consagrarían campeones

PERU, PAIS MINERO

Nuestra riqueza minera no sólo genera ingentes recursos para el país sino que posibilita, a veces, la presencia de clubes que animan nuestro enrevesado pero querido fútbol nacional. En la etapa profesional han sido cuatro los equipos cuyos nombres tenían alguna referencia a esta ancestral actividad extractiva.
Unión Minas de Cerro de Pasco
Ante Alianza Lima en el techo del mundo, el Alcides Carrión de Pasco
Apareció por primera vez en el fútbol profesional en el Regional Centro de 1986 donde ocupó el cuarto lugar, clasificando al Descentralizado tras vencer por penales al Unión Huaral en un play off. En ese campeonato formó parte del Grupo B, pero no pudo clasificar a la liguilla final. Los años posteriores lo vieron participar sin mayor relevancia hasta que en 1991 tuvo que jugar su presencia en el Descentralizado del siguiente año ante el Aurora de Arequipa. En partido jugado en el Nacional el 30 de noviembre del ´91, venció por penales a los arequipeños formando parte del Descentralizado desde el año ´92 hasta el 2001, cuando en 44 partidos jugados -entre Apertura y Clausura- sólo sumo 43 puntos, descendiendo a su liga de origen. Tras casi desaparecer, desde el 2007 recibe el apoyo de la Cía. Minera Volcan, por lo que actualmente disputa la liga de Pasco con el nombre de Unión Minas Volcan.
Unión Sport Mina San Vicente de Chanchamayo
El conjunto celeste de Chanchamayo en 1989
Otro equipo "minero" que vio la luz en el Regional Centro de 1987, en el cual quedó último pero logró mantener la categoría tras disputar la División Intermedia. Al año siguiente le fue mejor en el Regional, ocupando el segundo lugar y clasificando al Descentralizado en el que no le fue nada bien y quedó último. En 1989 cumplió su mejor campaña, ganó el Regional Centro y clasificó a la Liguilla donde empató sus cinco encuentros, destacando un par de 0-0 ante Alianza Lima y Sporting Cristal. En 1991 hizo una pobrísima campaña quedando en último lugar en todas las etapas de su Región por lo que no clasificó al Descentralizado ´92 y descendiendo a su liga de origen.
Club Atlético Minero
Los de Matucana sólo estuvieron un año en Primera
Nacido de la fusión entre el Unión Minas de Casapalca y el Boca Juniors de la misma localidad, el cuadro naranja logra el ascenso a la máxima categoría tras ocupar el segundo lugar en la Segunda División del 2007, y luego de derrotar en un partido extra al Sport Aguila. Su presencia en Primera fue bastante corta, ya que entre el Apertura y Clausura del 2008 sumó 62 puntos - los mismos que el Juan Aurich de Chiclayo - por lo que ambos equipos jugaron un partido definitorio que favoreció a los chiclayanos por 2-1, condenando al "Banfield de la Carretera Central", como algunos lo llamaban, a regresar a Segunda División donde aún continúa.
Cobresol FBC
El Cobre quiere brillar
El más bisoño de los equipos "mineros". Ascendió este año por lo que recién vine escribiendo el primer capítulo en el fútbol rentado. Esperemos que por el bien de Moquegua no corra el mismo destino de los antecesores.