Páginas vistas en total

domingo, 12 de febrero de 2012

LOS 10 MINUTOS DE JEAN

Ferrari, debut y despedida
A cualquier jugador que es enviado al campo faltando diez minutos para que termine el partido, con el marcador en contra, de visitante, teniendo como rival a uno de los equipos más fuertes de la liga española y en cambio jugar por un equipo chico, y aún así anotar el gol de empate a un minuto del final, le significaría -sino asegurar el puesto- al menos ser tomado en cuenta con regularidad. Pero nada de eso le pasó a Jean Ferrari. De nada le valió anotar el gol de empate salvador para el Extremadura ante el Betis de Sevilla, porque igual el DT Rafa Benítez (llegó a dirigir al Liverpool y al Inter de Milán, osea que algo de fútbol sabe) no lo volvió a poner nunca más en los seis meses que duró en el club. 
El único titular que se ganó en la prensa española tras su paso por el Extremadura
Ferrari llegó al cuadro extremeño a mediados de 1998 luego de un intrincado, leáse amañado, pase desde Universitario de Deportes, previa escala nada clara en el Jorge Newbery argentino, esto con el fin de eludir los pagos por derecho de formación al conjunto crema. Esta jugarreta casi le cuesta caro al Extremadura en el 2005 (militaba en Segunda B), ya que fue sancionado por la FIFA con el retiro de tres puntos, hecho que casi lo manda a tercera división. Felizmente para ellos, sus puntos le fueron devueltos y pudo salvarse.

TE ACUERDAS DE....LUIS FABIAN ARTIME?

Apenas al segundo partido con la camiseta rojinegra, Artime consigue un hat trick. La víctima, el Bolognesi de Tacna
En algunas ocasiones, nuestros iluminados dirigentes futboleros aciertan a la hora de contratar un refuerzo para sus equipos. Son pocas, pero son. Para el año 2002, de la mano del DT argentino Carlos Biasutto, arribó a Arequipa Luis Fabián Artime, quien a los 36 años recién tenía su primera experiencia internacional ya que toda su carrera la había desarrollado en Argentina. Su edad generó algunas suspicacias, pero pronto el Luifa se metió en el corazón de los characatos gracias a sus goles. Su raza goleadora la traía en las venas, por ser hijo de Luis Artime, otrora delantero de la selección albiceleste. En su estancia arequipeña se erigió como goleador de la temporada 2002, al anotar 24 goles. Dicho logro le valió ser premiado con $ 24000 (mil por cada gol) que Telefónica del Perú, auspiciadora del torneo, le entregó como premio al máximo anotador del campeonato. 
En la portada de El Grafico tras ascender con Belgrano en 1998
En su país militó en Ferrocarril Oeste, Independiente, Belgrano de Córdoba, San Lorenzo, Tigre y Gimnasia; siendo especialmente idolatrado en el cuadro cordobés, ciudad de la cual es oriundo. En Córdoba es tal el agradecimiento que tienen hacia Artime, que desde junio del 2011 la tribuna sur del estadio Mario Alberto Kempes lleva su nombre.
Idolo en Córdoba, una tribuna del Estadio lleva su nombre