Páginas vistas en total

lunes, 30 de enero de 2012

MUNDIALISTAS QUE PISARON NUESTRAS CANCHAS - PARTE 2

JORGE AMADO NUNES
Fue mundialista en México 86, jugando los cuatro partidos que disputó la selección paraguaya en dicho Mundial ante Irak, México, Bélgica e Inglaterra. El que su rostro aparezca en las banderolas de los hinchas de la "U" lo dice todo. Este argentino nacionalizado paraguayo, que se metió en el corazón de la hinchada crema, llegó en el verano de 1993 y fue pieza fundamental para lograr el título ese año. Conocido por su fuerte carácter, pasó a la inmortalidad en el pueblo merengue cuando le propinó un certero derechazo a Juan Carlos Kopriva durante un Clásico. Su fuerte temperamento lo llevó incluso a tener un altercado con Sergio Makarián, cuando el uruguayo cumplía su segunda etapa en la "U" en 1995, por lo que fue separado del plantel. Años después regresó nuevamente al cuadro merengue, pero esta vez como DT, cargo que ejerció entre el 2006 y 2007. Una de las cosas más recordadas de su paso como entrenador fue la pelea con Marco Ruíz, Alex Magallanes, Piero Alva y Gregorio Bernales a quienes separó del plantel.
PEDRO DAMIAN MONZON
Sus buenas actuaciones en Independiente, donde fue compañero de Franco Navarro y además consiguió la Libertadores e Intercontinental del 84, le valieron el llamado de Carlos Bilardo para Italia 90 donde Argentina defendería el título. El Mundial italiano le trajo momentos dispares al bueno de Pedro: por un lado, anotó un gol en el empate 1-1 ante Rumania, pero por otro, fue expulsado de la final cuando apenas llevaba veinte minutos en la cancha, tras propinarle tremendo tacle a Jurgen Klinsmann que hasta ahora le debe doler al teutón. Dicha expulsión marcó un récord, ya que era el primer jugador expulsado en una final mundialista en toda la historia. Con semejante antecedente se apareció en 1995 por Matute. La directiva aliancista buscaba un reemplazo para José Soto, que se marchó a Cristal, y había traído en su lugar a Marcelo Sozzani, pero el melenudo defensor resultó un tronco. Bueno, la cosa fue tronco por tronco, porque Monzón resultó ser peor que la enfermedad y con pocos partidos encima sufrió un desgarro que lo marginó del equipo.
WILLIAM CASTRO
Este uruguayo lo ganó todo con el Nacional de Montevideo: Campeón de la Libertadores e Intercontinental 88 y de la Interamericana y Recopa Sudamericana en el 89. No fue extraño entonces que integrara el plantel uruguayo en el Mundial de Italia 90, aunque no llegó a participar de ningún encuentro. En 1994 llegó a Universitario de Deportes y lo que más se recuerda de él es haber anotado en un Clásico, aunque no sirvió de mucho ya que la "U" perdió finalmente 1-2.
DAVID EMBE
Titular en Camerún durante el Mundial USA 94 y donde llegaría a marcar un gol, ante Suecia, en el partido debut de los africanos. Profesionalmente jugó en Camerún, Portugal, Grecia, México, China, Rusia, EEUU y fue en el año 1999 que fichó por el Deportivo Municipal. Su presencia se dio durante el Apertura de ese año y llegó a anotar tan sólo un gol, frente al Melgar de Arequipa.
EMEKA EZEUGO
La policía de Ica lo debe recordar mejor. Este nigeriano estuvo en la cancha 13 minutos cuando Nigeria venció a Bulgaria 3-0 durante el Mundial USA 94, suficiente como para ser contratado por el Estudiantes de Medicina. Antes de llegar a tierras iqueñas jugó en Nigeria, Bangladesh (se juega fútbol ahí?), Malasia, Dinamarca, Hungría, India, EEUU, Gales, España (Deportivo La Coruña B) y hasta estuvo un corto tiempo en el Deportivo Wanka. El 2001 llegó al cuadro estudiantil donde, cansado de que no le paguen, se robó una maleta con dinero destinado al pago de la plantilla y se atrincheró en su habitación de hotel. Casi va preso. Felizmente estamos en Perú y el hecho quedó como una anécdota más de nuestro querido fútbol.
MIGUEL ANGEL BENITEZ
Titular en todos los partidos que jugó Paraguay en Francia 98, llegando a convertir inclusive un gol ante Nigeria, lo que le valió a los guaraníes clasificar a segunda ronda. A mediados del 2004 firmó por la "U", pero literalmente el paragua estaba "roto": rotura de los dos ligamentos cruzados, rotura del ligamento lateral interno, del menisco medial interno y del platillo tibial interno. Con semejante prontuario médico, el "Peque" fue honesto y abandonó el club. "La verdad, no me gusta jugar sin cobrar. Si la "U" llega al play off vendré a jugar gratis por agradecimiento", dijo en un gesto de tipo decente.

AGARRA DE TODO

Cuando de "agarrar" se trata, Roberto Martínez no tiene pierde. Esta foto data del 08 de mayo de 1994 cuando por el Descentralizado de ese año, la "U" tuvo que visitar al Unión Minas de Cerro de Pasco. Gracias a la recordada "sopa de cóndor" del Dr. Alva, a los merengues casi siempre les fue bien en el Daniel Alcides Carrión. La "U" ganaba 3-1 con goles de Alfonso Dulanto, Dolmo Flores y Roberto Martínez cuando le mostraron la segunda amarilla al portero Miguel Miranda. Al haberse agotado los cambios, Martínez se cuadró en el arco. Debido a múltiples detenciones, el partido se extendió más allá de los 90 minutos y casi al final el capitán merengue fue vencido; sin embargo, no hubo tiempo para más y la "U" logró un importante triunfo.
Martínez, con la camiseta de Miguel Miranda, tras culminar el encuentro